tpa n7

Hacer escuela y hacer educación. Desafíos de la Educación Pública Chaqueña

Hacer escuela y hacer educación.
Desafíos de la Educación Pública Chaqueña

Prof. Ludmila Pellegrini

ludmilapellegrini92@gmail.com

Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Chaco.

“Quizás únicamente aquel que soporta
la experiencia de la privación
de la casa puede ofrecer la hospitalidad.”

Jacques Derrida

Pensar la escuela en escenarios complejos

Pensar la escuela y la educación en este contexto que estamos atravesando nos exige una serie de interpelaciones y propuestas que intentaré abordar en este texto, que surge de una práctica colectiva, de un hacer y de un estar; de un estar siendo desde la función pública en la provincia del Chaco.

No podemos obviar la pandemia del Covid-19 como un fenómeno que nos ha atravesado como personas, como sociedad, como mundo y como sistema educativo, como parte de un entramado social, político e histórico. Siendo una primera revelación de este proceso, comprender que la escuela es un espacio de cuidados, a veces el único al que muchos de nuestros niños, adolescentes y jóvenes asisten; la segunda, y no por ello menos importante, destacar el rol fundamental de la docencia en cuanto al entendimiento de que los educadores son irremplazables.

Otro aspecto a resaltar, son las transformaciones que ha atravesado la escuela pública producto de los formatos educativos actuales, entre la no presencialidad y la presencialidad, y lo que ésta última implicó en cuanto a la conformación de burbujas; dando lugar a otras modalidades de escolarización, como la enseñanza combinada o híbrida1.

En concordancia con lo anterior, resulta fundamental que podamos resignificar las prácticas que se han gestado en estos escenarios complejos y de educación no presencial, donde además, el desarrollo de la continuidad educativa estuvo garantizada a través de múltiples estrategias: desde la utilización de plataformas educativas, programas, aplicaciones; hasta el armado de cuadernillos de actividad impresas, que los docentes han acercado a sus estudiantes que no contaban con dispositivos de conectividad.

No cabe duda en que la pandemia y la crisis económica han acarreado serias consecuencias en la continuidad pedagógica, lo que generó la modificación del escenario educativo y de las estrategias para garantizar el ingreso, sostenimiento y egreso de los y las estudiantes en el sistema.

¿Para qué sirve la escuela? O La función social de la escuela

La función social de la escuela es la de enseñar a leer y escribir el mundo, enseñar cálculos y aprender las habilidades para desempeñarse en la vida. A priori esta afirmación, que parece algo obvia, encarna una serie de complejidades que atraviesan las formas que asume el aprendizaje en la institución escolar, tal como lo plantea el autor Tenti Fanfani E. en Terigi F. (2015)

¿Dónde reside la fortaleza de la institución escolar? En el aprendizaje del lenguaje, es decir, en la capacidad expresiva, y en el cálculo. Insisto en que esas son las dos grandes herramientas que solo la escuela puede proveer en forma masiva. No me estoy refiriendo solo a Lengua, Matemática, Gramática, Ortografía, aunque, obviamente, para poder comunicar son importantes.
Hago referencia principalmente a la capacidad de poner palabras, a deseos, pensamientos, demandas, necesidades, miedos y fantasías. Eso es lo fundamental, y solo se logra a través de un trabajo sistemático que solo una institución especializada como la escuela puede ofrecer. (p.179)

La escuela, así, se constituye en un espacio central para la adquisición de un “sentido práctico”, de un “saber hacer”, desde una cientificidad crítica para la formación de ciudadanía, más precisamente, para el fortalecimiento de la vida democrática de la sociedad. Por lo que, el desafío de la educación radica en avanzar hacia la construcción de una pedagogía centrada en objetivos, habilidades, capacidades y competencias, el saber hacer que nos permita construir en los y las estudiantes un pensamiento crítico, práctico y científico, desde un enfoque de derechos,
superando el disciplinar.

Para esto resulta necesario la conformación de equipos de enseñanza que nos permitan organizar el currículum a través de proyectos interdisciplinarios, desde los ejes transversales. Sin embargo, una dificultad notoria es la escisión existente entre lo que ocurre en la vida y los aprendizajes que se vivencian en la escuela. Jorge Huergo (2015) en su libro La Educación y la Vida planteaba:

Seguimos hoy pensando a la escuela como preludio de la vida, como un laboratorio que prepara a los seres humanos para la vida futura, en el que los educadores deben soslayar su propia vida y presentarse públicamente según las prerrogativas del “deber ser”, para poder ser modelos vivientes para las nuevas generaciones. (p.21)

En relación a lo anterior, la pandemia, la no presencialidad, la escuela en casa, obligó a las instituciones educativas a pensar otras formas de educación; instituciones educativas que formen a los estudiantes para la vida, y para concretarlo, se hizo necesario encauzar las tareas -que debían ser precisas. Así, a través de Resoluciones Provinciales, como la Resolución 2569/21, una de las acciones establecidas para el fortalecimiento de los aprendizajes y el egreso efectivo ha sido la organización de la enseñanza de manera inter/transdisciplinar o integrada.

Por todo lo expuesto, hoy el desafío es organizar el currículum a través de proyectos, como así también, organizar los equipos de enseñanza, apelando al trabajo colectivo, desde la priorización de saberes y una evaluación formativa que tenga en cuenta el proceso, para garantizar el derecho social a la educación.

De esta manera, algunas de las acciones que se han diagramado para dar respuesta a estos desafíos actuales y para el fortalecimiento de las trayectorias, se corresponden con lo que se expone en el siguiente apartado.

Agenda propositiva para la calidad educativa y fortalecimiento de las trayectorias

  1. Diseñar un Régimen Académico (RA) acorde a las trayectorias reales de los y las estudiantes. El régimen constituye el marco normativo destinado a regular las trayectorias educativas de los estudiantes, como un elemento estructurante de las prácticas de enseñanza, evaluación y de la organización institucional, de acuerdo con los lineamientos políticos que determinan los modelos educativos. El desafío central está puesto en poder diseñar un régimen de organización institucional que garantice el sostenimiento de las trayectorias educativas reales de los y las estudiantes a través de un trabajo interdisciplinario, organizando equipos de enseñanza, priorizando la evaluación formativa.
  2. Formación docente continua específica, que supere el paradigma tutelar por un enfoque de respeto por los derechos humanos. En este sentido, urge el fortalecimiento de la Educación Sexual Integral, Educación Ambiental y Educación Vial en la formación; como así también una formación encuadrada en una pedagogía de la escucha. Los estudiantes saben lo que necesitan, por lo que tenemos la imperiosa necesidad de reconocer los sujetos culturales con quienes trabajamos como docentes y también nuestro propio reconocimiento de experiencias, saberes, prejuicios como docentes, que permita interpelar y reflexionar sobre nuestra propia práctica. En la misma línea, se torna necesario reforzar los enfoques de la enseñanza a través de propuestas de formación continua, desde la alfabetización temprana que implica rodear a los niños de un entorno vinculado a prácticas de lectura y escritura, la alfabetización inicial como un proceso a través del cual el sujeto que aprende se apropia de la lengua escrita, por el cual le otorga significado al sistema y de ese modo, construye conocimiento sobre él mismo en plena interacción con otros; y el fortalecimiento de la enseñanza de lenguas e idiomas. La enseñanza de las TICS, la programación y las ciencias de la computación son fundamentales para pensar los procesos de enseñanza y aprendizaje situados acorde a las nuevas infancias y juventudes. Por otra parte, el fortalecimiento de la educación especial, la educación de jóvenes y adultos y contextos de encierro, que nos permita brindar una formación docente continua de calidad y contextualizada a los sujetos.
  3. Incentivar la Pedagogía de la Lectura para nuevos lectores, para las infancias y adolescencias, con la centralidad del Plan Provincial de Lecturas que se sustenta y fundamenta en el campo de la Pedagogía de las Lecturas, enfoque teórico – práctico que busca formar futuros mediadores (formadores de lectores) responsables de estimular diferentes prácticas lectoras entre los docentes y con todos los estudiantes que transitan el Sistema Educativo provincial. Por otro lado, se trata también de generar espacios y tiempos que faciliten la lectura en voz alta, la lectura silenciosa y sostenida, la relectura, la conversación literaria, las tertulias dialógicas, la socialización de materiales de lecturas, entre otras.
  4. Fortalecer el vínculo entre educación y trabajo. Jerarquizar la educación técnico-profesional. Ante la emergencia de formas nuevas de trabajo o nuevas trayectorias en el ámbito laboral -lo que es una realidad innegable-, surge la necesidad de pensar en la transformación de la estructura básica de la Educación Técnico Profesional (ETP), tanto para el desarrollo personal de los estudiantes, como para la inserción y trayectoria en el mundo del trabajo. Los requisitos establecidos para la formación de los nuevos trabajadores van en aumento, por lo que necesita ajustarse a los cambios del contenido y las condiciones de producción y gestión en red por parte de empresas cada vez más internacionalizadas. En estos últimos tiempos surgió una preocupación entre la demanda de trabajo más exigente y la oferta de trabajadores con menos preparación, por lo tanto, es natural el incremento de los requisitos de calificación profesional y elevación de las habilidades para el ejercicio laboral, cada vez más distantes de los tradicionales Sistemas de Educación. Es así, que en concordancia con la agenda propuesta por el gobierno provincial para 2019-2023, que incluye como un eje central, el fortalecimiento de la vinculación entre “Educación y Trabajo”, es necesario implementar políticas públicas tendientes a fortalecer dicha vinculación. Éstas, estarían orientadas a realizar un relevamiento de nichos de vacancia en el sector industrial y/o empresarial, para luego trabajar en el desarrollo de perfiles acordes a la demanda de trabajo, lo que ampliará las posibilidades de inserción laboral eficiente y efectiva, jerarquizando a la Educación Técnico Profesional en sus tres modalidades: Secundaria, Formación Profesional y Nivel Superior.
  1. Volvé a la escuela: fortalecimiento y sostenimiento de las trayectorias educativas. Frente al acuciante problema del desgranamiento de la matrícula en las instituciones educativas, a nivel nacional se ha diseñado el programa Volvé a la Escuela. En nuestra provincia, las cifras de estudiantes desvinculados se corresponde con los siguientes números: en el Nivel Inicial son 378 estudiantes, en el Nivel Primario 2749 y en el Nivel Secundario 6765 estudiantes. Por esta razón, se desplegarán una serie de líneas de trabajo en el verano, que se reeditará, como ser Puentes de verano en el marco del Programa Acompañar con Puentes de Igualdad; otra de las líneas lo constituye el Programa Cooperar, que destina financiamiento a escuelas que cuentan con cooperadoras a fin de que puedan contar con un fondo específico para el mantenimiento del edificio, compra de elementos, entre otros rubros, que permitan la mejora del entorno escolar. Cabe resaltar que las líneas de trabajo enmarcadas en el programa Volvé a la Escuela persiguen el objetivo de re-vincular estudiantes, garantizando el sostenimiento y egreso efectivo de los mismos.
  2. Jornada extendida y jornada extendida digital. Se trata de una propuesta de fortalecimiento de las trayectorias educativas y mejora de la calidad educativa a partir de la ampliación del tiempo escolar, fortaleciendo saberes prioritarios y transversales. En relación a la enseñanza e incorporación de las nuevas tecnologías, desde una perspectiva educativa, entendemos que las tecnologías se entraman en las diversas formas del pensamiento disciplinar y su inclusión en las prácticas de la enseñanza potencia formas especializadas de construcción del conocimiento (Maggio, Lion y Perosi, 2014).
    Que aprendan historia, música, ciencia, dibujo, deportes o robótica, pero que aprendan desde la apropiación, desde lo que los moviliza; y eso no es más que aprender desde su cultura, desde lo que les pertenece.
  3. Reformular el modelo de evaluación educativa, como proceso integral tanto cuantitativo como cualitativo. Esto desde la aplicación del Dispositivo de Evaluación Chaqueño (DECh) que aportará en la obtención de información en cuanto a los avances y dificultades en el proceso de enseñanza y aprendizaje de la diversidad de trayectorias escolares que existen en la heterogeneidad de nuestras aulas chaqueñas. Evaluación que, además, deberá evaluar lo que se enseña, por lo que estará encuadrada en capacidades, habilidades, en la interdisciplinariedad y en los saberes prioritarios.
  1. Creación y fortalecimiento de centros de estudiantes, cooperadoras y consejos escolares. Ampliando, para ello, el tiempo escolar de los estudiantes en actividades de formación ciudadana, lo que además favorece el desarrollo de diferentes experiencias de participación y de diálogo; resaltando la necesidad de fortalecer los lazos y redes de docentes que acompañen la participación activa de los estudiantes. Es menester seguir propiciando por esto, los espacios de intercambio, el seguimiento y acompañamiento en las acciones, para garantizar el pleno desarrollo, asegurando la democratización educativa e impulsando la participación de todos los actores involucrados en el desarrollo curricular, organización y gobierno escolar.

Referencias bibliográficas

Huergo, J. (2015) La educación y la vida: un libro para maestros de escuela y educadores populares. La Plata, Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Libro digital, PDF.

Maggio, M.; Lion, C. y Perosi, M.V. (2014). Las prácticas de la enseñanza recreadas en los escenarios de alta disposición tecnológica. Polifonías Revista de Educación, Año III (5), 101-127.

Terigi, F. (2015). Problemas, estrategias y discursos sobre las políticas socioeducativas. Seminario II DNPS. 1a ed.

Viñas, M. (2021). Retos y posibilidades de la educación híbrida en tiempos de pandemia. Plurentes, 11.


  1. …este tipo de educación está asistiendo al modelo tradicional a atravesar la transición de una manera más sutil, ya que las sesiones de clases no son sustituidas, pero sí transformadas en espacios virtuales y utilizando estrategias distintas para aprender (Viñas M., 2021:4)


Descargar el articulo 3 completo

Publicaciones Relacionadas

Las prácticas docentes:  un espacio de reconstrucción Institucional
Las prácticas docentes: un espacio de reconstrucción Institucional

Las prácticas docentes: un espacio de reconstrucción Institucional Por:Prof. Maximiliano Rafael Chernak Prof. Germán Luis CoronelMgter. Claudia Beatriz Demeter Prof. Carolina yolanda Pellizzari Lie. mara Johana Romero Dra. Estela maris ValenzuelaU.E.G.P. n° 55 "Don...

Presentación
Presentación

Presentación Mientras enseño continúo buscando, indagando. Enseño porque busco, porque indagué, porque indago y me indago. Investigo para comprobar, comprobando intervengo, interviniendo educo y me educo. Investigo para conocer lo que aún no conozco y comunicar o...

Presentación
Las instituciones educativas en el contexto del covid 19

Las instituciones educativas en el contexto del covid 19 Adriana Puiggrós Las reflexiones alrededor del futuro de la educación en la Argentina pusieron en evidencia las grandes problemáticas que acechan al ámbito educativo. Por un lado, posibilitó la exteriorización...